La satisfacción del cliente es algo más que el grado de conformidad que experimenta una persona cuando adquiere o hace uso de un determinado producto o servicio. Es el factor que diferencia una marca de la competencia. Es la oportunidad que ofrece el cliente para potenciar las fortalezas y hacer que las debilidades se conviertan en fortalezas. Es, en definitiva, la lealtad del cliente y esa lealtad no se puede comprar, se gana.

Hay estudios que demuestran que:

  • El 91% de los clientes insatisfechos nunca volverán a hacer negocio con esa empresa.
  • 55% de los consumidores están dispuestos a pagar más si se les garantiza una buena experiencia.
  • 70% de la experiencia de compra se basa en cómo el cliente es tratado.

En este sentido, Grupo Gefiscal – ETL Global realiza cada año una encuesta de satisfacción porque nos importa conocer de primera mano el grado de cumplimiento con nuestros clientes. Las expresiones de clientes insatisfechos nos dan la oportunidad de mejorar y de demostrarles que estamos dispuestos a buscar soluciones a todos sus problemas.

No medir ese grado de satisfacción es cerrarte a la mejora continua, al crecimiento y, lo peor de todo, es no querer devolver a tu cliente la confianza que cada día ha depositado en ti. Conocerlo, por el contrario, debe convertirse en un hábito que cualquier empresa u organización debe llevar a efecto. Tus clientes no esperan que seas perfecto. Lo que esperan es que les resuelvas un problema cuando algo sale mal (Donald Porter).

Así lo hacemos nosotros y así nos han valorado nuestros clientes este año, un año que no ha sido nada fácil para nadie.

error: