% de empresas según número de trabajadores.

La última publicación del Barómetro del Cliente, realizada por el Observatorio del Despacho Profesional, analiza el modo en que se desarrollan las gestiones relacionales entre empresas y despachos profesionales. El estudio se basa en un muestreo de más de 900 empresas de distinto tamaño, sectores y de toda la geografía española.

Los servicios más solicitados siguen siendo los relacionados con la fiscalidad, los contables y laborales. Ahora bien, cada vez más, las empresas demandan un servicio integral que cubra todas sus necesidades. Demandan un servicio de calidad, implementado con tecnología de vanguardia, que cuente con un equipo humano capacitado y que facilite la comunicación y las relaciones con el cliente.

Es ésta, la relación con el cliente, uno de los pilares fundamentales en cualquier empresa. No sólo porque fideliza la marca, sino porque consigue aumentar el compromiso con él desde el principio. Tan importante es mantener esta fidelidad durante años como generarla desde el principio. Es una relación en la que ambas partes ganan. Relación B2C (Business to Consumer), que dirían los profesionales del marketing.

El valor, la calidad y la confianza que recibe el cliente determinarán el tipo de conexión que se establezca. Ellos buscan sentirse satisfechos con sus asesores y que esa satisfacción sea la fuerza impulsora de la continuidad relacional.

La relación, pues, que tenemos como despacho con nuestros clientes debe tener un fin primordial, fidelizarlos, porque un cliente fiel siempre será un cliente asiduo y nuestra mejor referencia con el mercado.

Todo forma parte de un proceso estructurado dentro de una eficiente gestión integral que nos provee de los recursos necesario para subsistir y para desarrollarnos como empresa, utilizando las herramientas que el día a día nos brinda para sacar el máximo provecho posible a esta relación.

 

 

error: