¿Qué es Gefiscal para ti?

Tenemos que definir Gefiscal como empresa porque desarrollamos una actividad económica y así lo contempla el Código de Comercio, pero Gefiscal se asemeja más a una “institución emisora de soluciones” que, además, sus integrantes son familia.

Vamos a desglosarlo:

  • Institución porque se ha ganado el prestigio, de momento autonómico, por su trayectoria.
  • Emisora de soluciones porque nuestro fin último es aportar soluciones a nuestros clientes que día a día su actividad empresarial requiere.
  • Familia porque somos una organización muy estable en mantenimiento de puestos de trabajo. Paulatinamente, la necesidad nos faculta a crear empleo, pero nuestra vocación es también de permanencia. Ello hace que, con la debida y continua formación y actualización, podamos desarrollar prácticamente toda nuestra trayectoria profesional en Gefiscal.

En Gefiscal hemos ido configurando nuestros valores desde la experiencia y la cualificación, ello implica que podamos presumir de marca, de institución, de familia. Para mí, sin duda, Gefiscal es sinónimo de compromiso.

¿Cómo ha sido y es el crecimiento de Gefiscal?

Hay que distinguir dos procedimientos y patrones de crecimiento totalmente diferenciados entre sí; cada uno de ellos se sustenta en las necesidades y características que el momento requería:

  • El histórico: allá donde veíamos clientes potenciales, abríamos oficina. Generalmente estas aperturas tenían lugar en localidades donde veíamos un crecimiento en número de pymes, autónomos y, sin embargo, no había ninguna firma que pudiera ofrecer un servicio a los mismos. Era un modelo de expansión territorial puramente y nos limitamos al ámbito autonómico. Esta etapa, sin duda, sentó las bases de lo que hoy – entre otras cosas- somos: la mayor corporación privada en servicios profesionales de Extremadura.
  • Actualmente carecería de sentido llegar a una localidad y abrir una oficina. Ni los hábitos sociales, ni los mercados, ni la respuesta del tejido empresarial de cada lugar, ni siquiera nuestros propios procesos de expansión nos permitirían actualmente crecer como lo hemos hecho tradicionalmente. A día de hoy, casi la totalidad de nuestra expansión es mediante integraciones de despachos profesionales ya consolidados a nivel local que, por unas razones u otras, están interesados en formar parte de Gefiscal. La ejecución de esa integración o absorción varía en función de las características que la operación requiera, pero hay un factor común e inalterable: aportamos a ese nuevo equipo nuestra experiencia, nuestro know how, pasan automáticamente a compartir nuestra misión, visión y valores. A partir de ahí, nos ponemos a trabajar con ese equipo a analizar 360° el despacho, a localizar los puntos débiles y susceptibles de mejora.

Actualmente el crecimiento no es únicamente territorial. Física y territorialmente inauguramos oficina corporativa, pero crecemos en profesionalidad, crecemos en activo humano, crecemos cualitativamente, crecemos en autoexigencia. Cuando culminamos una integración de un despacho profesional, por pequeño o grande que este sea, hemos crecido en experiencia y aprendizaje.

¿En qué crees que se sustenta ese crecimiento?

La moderación y sostenibilidad imperan en nuestra política de crecimiento, es decir, vamos consolidando los distintos hitos conseguidos antes de abordar el siguiente, ello nos permite ir acomodando nuestra estructura e infraestructura a nuestro tamaño y llevar un crecimiento moderado. Ello no implica que nuestro crecimiento sea lento o que no asumamos riesgos, simplemente debemos ir asimilando cada etapa; de lo contrario podríamos – como se conoce en el ámbito empresarial- morir de éxito. Para no morir de éxito es imprescindible asimilar.

¿Qué tiene Gefiscal que ofrecer?

En el activo de nuestro balance tenemos dos términos que, aunque aparentemente sean opuestos, hacen una fusión perfecta: experiencia-madurez e innovación. Experiencia porque llevamos en el mercado casi 46 casi años; innovación porque durante esos 46 años no hemos dejado de trabajar en estar a la vanguardia en tecnología y digitalización. Queremos ser y somos lo que podemos denominar como proactivos digitales. Esa proactividad no queda en el seno interno de nuestra organización y gestión, también la extendemos a nuestros clientes: la suma de nuestro CRM, nuestra comunicación externa, nuestro portal cliente, en definitiva, nuestra absoluta orientación al cliente, nos hacen ser únicos: no es que estemos a la vanguardia, es que somos únicos en orientación al cliente.

¿Por qué crees que es importante que llegue a cada vez más sitios?

El término crecimiento aparece en todas las actualizaciones de nuestro Plan Estratégico. Supimos crecer internamente en todos los sentidos (aumento de capacidad productiva, diversificación vertical y horizontal de nuestros servicios) y llegó el momento de abordar el crecimiento externo a través de aperturas a nivel regional. También lo supimos hacer. Llevamos varios años más allá de la región que nos vio nacer y crecer y también estamos sabiéndolo hacer.

Creo que la profesionalidad constante y creciente que nos avala, el grado de compromiso que día a día vemos que se mantiene indemne, el saber diseñar soluciones de calidad cada vez más cualificadas e integrales son, sin duda, merecedores de nuevos mercados.

Ese crecimiento externo es necesario para seguir creciendo profesionalmente. Cuando llevamos a cabo una integración de un despacho, absorción o joint venture, estamos creciendo a nivel interno también. Ser más grandes cuantitativamente nos exige ser más grandes cualitativamente. Estar presentes en más mercados y tener más cartera de clientes nos gusta, pero ser mejores profesionales nos fascina. Generar más ingresos nos aporta estabilidad, pero generar más calidad nos aporta seguridad.

¿Hasta dónde puede llegar?

Sabemos cómo se crece, sabemos cómo llegar a un mercado, sabemos cómo absorber y consolidad ese crecimiento. Siendo autocríticos y conocedores de ello, ¿quién conoce barreras? Creo que el ser humano no está legitimado para autolimitarse. No estamos concebidos para ello. Trasladado al ámbito empresarial, la respuesta es simple y sencilla: no seremos nosotros quienes pongamos nuestros propios límites.

Si en todos nuestros Planes Estratégicos conteníamos – y contenemos- el término crecimiento, ahora le acompaña también el término global. Apoyados en la sostenibilidad y el progreso, somos una estructura organizativa que se está adaptando para afrontar retos de crecimiento que ni siquiera aún conocemos qué alcance tienen a largo plazo.

Guillermo Fernández                                                                                                                                                                                             Responsable Oficina Plasencia.

error: