Es para nosotros un verdadero honor abrir este espacio de Encuentro con… con Xavier Marcet. Vaya por delante, nuestro agradecimiento a la inestimable predisposición de Xavier a concedernos esta entrevista. Xavier es Presidente de Lead To Change y lleva años trabajando en consultoría con empresas, universidades y administraciones, ayudándoles en el despliegue de modelos de innovación.

  1. En su trayectoria en el mundo de la consultoría y desde su experiencia ¿podría decirnos si las empresas españolas son innovadoras? Si no es así, ¿qué es lo que falla?

España no es de los países líderes en innovación en Europa. Necesitamos que más regiones con la etiqueta de intensamente innovadoras sea una realidad. Hay una parte de este déficit que está en el debe de las empresas. En los últimos cinco años muchas empresas han pasado de una innovación de narrativa a una innovación concretada en modelos y proyectos, pero en muchos casos todavía nos falta llegar a la fase de innovación traducida en resultados.

  1. Parece que los términos teletrabajo, flexibilidad, agilidad… acaban de llegar con la pandemia. Pero ¿no cree que las empresas van lentas en cuanto a estrategia de innovación se refiere?

Siempre tenemos la impresión de ir despacio, es cierto. Pero lo importante es ocuparse y encontrar un modelo propio, no querer copiar modelos que funcionan en ecosistemas con bases muy distintas a las nuestras. Podemos innovar y hacerlo con impacto, pero con una vía propia que seguramente se inspiraría más en Alemania que en Silicon Valley. Inspirarse en los modelos de innovación es importante, copiar es una tontería.

  1. ¿Hemos necesitado una pandemia para que el empresario se plantee nuevos modelos de negocio?

Depende de la radicalidad con la que la pandemia haya afectado a cada sector. No todos los modelos de negocio han entrado en crisis. Lo cierto es que cada vez los modelos de negocio son reflejo de un mundo que ya no es solamente analógico como antes o solamente digital como algunos creen que será el futuro. Cada empresa debe encontrar su mix único analógico – digital y su modelo de negocio será un reflejo de esta unicidad.

  1. Nos gustaría que nos hablara de uno de los elementos internos clave en el crecimiento y desarrollo de una empresa: el liderazgo como agente transformador. ¿Podría decirnos cuales son las claves sine qua non de un buen líder para alcanzar esa transformación real?

Liderar es servir, no servirse. Es definir visión de futuro y predicar con el ejemplo. Liderar es ser el gran vigía contra la autocomplacencia y la arrogancia corporativas. Liderar es sumar mucha ambición corporativa y mucha humildad personal. Sin liderazgo todo es farragoso y la transformación siempre se aplaza. Liderar es crecer haciendo crecer a los demás.

  1. Está claro que una empresa necesita quien pilote la nave, pero también a quién pilotar. Hablamos de talento en las empresas, pero, grosso modo, ¿sabemos cuidar, trabajar, mimar, potenciar todo el talento que hay en las organizaciones?

Necesitamos empresas que sean suma de talento y buena gente. El talento nos hace competitivos y la buena gente nos evita perder la generosidad y nos aleja de un exceso de toxicidad. Hay que cuidar el talento, sobretodo poniéndolo en el centro de una espiral de aprendizaje e inspiración que debe abarcar a toda una compañía. Pero no todo es talento. En las empresas normalmente lo más difícil es gestionar el no-talento.

  1. En su libro Esquivar la mediocridad le dedica un capítulo a la comunicación como elemento fundamental en las propuestas de valor de productos y servicios. ¿Se conoce, realmente, la importancia y el papel que juega la comunicación dentro de las organizaciones?

La comunicación es una parte del corazón de la estrategia. Es importante. Y más en un mundo que está saturado de mensajes. Necesitamos llegar a nuestros clientes y al resto de stakeholders pero los canales están saturados. Hoy, en general, comunican mejor los que superan la necesidad de decirlo todo. Alcanzar impacto con  brevedad no es táctico, es estratégico.

  1. Si después de esta entrevista, alguno de nuestros lectores cae en la cuenta de que necesita afrontar nuevos retos ¿por dónde debería empezar? ¿Qué recomendaciones le daría?

Simplemente pensar. Escribir para saber qué pensamos. Y actuar. Superar la procrastinación. Abandonar la queja estructural. Aventurarse. Avanzar, iterar y volver a pensar. Procurar definir un ciclo positivo de futuro. Ilusionarnos y ponerle un poco de pasión. Sin pasión no pasa nada.

error: